Se suicida el Bajista de Botellita de Jerez

Acusado en redes sociales; realiza carta póstuma

El deceso pone en entredicho a los juicios en territorios virtuales

(Por Alejandro Saldaña S.) “No se culpe a nadie, pues, a nadie de mi muerte: esta -el suicidio-, es una decisión consciente, voluntaria, libre y personal. Hasta pronto”. De esta manera, mediante una nota suicida, se despidió el músico y escritor Armando Vega-Gil, fundador del grupo “Botellita de Jerez”.

Según el recado póstumo, publicado a las 4:41 horas de la madrugada de ayer lunes en su cuenta de la red social Twitter, la fatal decisión la habría tomado Vega-Gil, luego de ser acusado en redes sociales de “abuso y acoso”, por una mujer anónima en el colectivo denominado #MeTooMusicosMexicanos.

“Hace unas horas, en la cuenta de twitter #MeTooMusicosMexicanos, una chica me acusa de abuso y acoso. Ella narra que el episodio ocurrió cuando tenía 13 años lo cual hace que esto se vuelva grave, muy grave”, escribió. “La denuncia que se hace en #MeTooMusicosMexicanos es anónima y quien la lanza en redes está en todo su derecho de hacerlo así, pero esto pone en entredicho toda mi carrera”, continuó el músico.

A las 10:27 de la mañana de ayer, la cuenta de Twitter del grupo Botellita de Jerez (@HhBotellita) confirmó el deceso de su bajista fundador, quien en el texto póstumo afirmó “categóricamente, dicha acusación (de abuso y acoso) es falsa”; al tiempo que señaló que “es correcto que las mujeres alcen la voz para hacer que nuestro mundo podrido cambie”.

Al respecto, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) abrió una carpeta de investigación por “el delito de homicidio culposo por otras causas”.

Una vez que los vecinos alertaron a las autoridades, arribaron policías preventivos, quienes confirmaron que el hombre no presentaba ya “signos vitales”, por lo que el agente del Ministerio Público de la Coordinación Territorial Benito Juárez, inició la indagatoria correspondiente.

El cuerpo de Vega Gil fue encontrado “colgado de un árbol con un alambre”, al interior de su domicilio en la colonia Narvarte, en la alcaldía Benito Juárez, poco antes de las 6 de la mañana de este lunes, informó la PGJCDMX mediante un comunicado.

Abuso y acoso

“Esta es mi historia con el señor Armando Vega Gil cuando yo tenía 13 años y el tenía 50”. Así comienza el mensaje anónimo que se publicó el pasado domingo 31 de marzo, a las 11:50 AM, en la cuenta de Twitter @metoomusicamx, mismo que habría provocado el suicidio del artista.

“El se aprovechó de mi ingenuidad y me engatuzó con su `sabiduría” y sus ´triunfos´…Me decía cosas cada vez más asquerosas y explícitamente sexuales hasta que me dio muchísimo miedo…nunca se lo conté a nadie mayor porque me sentía culpable, pensaba que eso me pasaba por andarle hablando a un viejo que me llevaba 36 años”, dice, entre otras acusaciones, el texto anónimo.

A primera hora, @metoomusicamx, cuenta que publicó la denuncia anónima, calificó el mensaje suicida de Armando Vega-Gil como un “chantaje mediático para que las víctimas sigan calladas solo porque él construyó su carrera sobre mentiras”.

Sin embargo, una vez confirmada la muerte del también antropólogo, la cuenta fue dada de baja, aunque más tarde reapareció con un comunicado donde se menciona que desde la creación de la plataforma se han recibido “múltiples ataques contra la cuenta y el díe de hoy un evento de hacking… debido a la sincronía de este evento con la lamentable muerte de uno de los acusados, Armando Vega-Gil, creemos que se trata de un evento de censura”.

Candente discusión en redes

Luego de confirmarse el presunto suicidio del bajista y rockero, Armando Vega-Gil, estallaron las reacciones de los usuarios de las redes sociales, principalmente Twitter.

Amigos, conocidos y fanáticos del músico de 64 años, lamentaron su muerte luego de las acusaciones anónimas recibidas. Instituciones culturales como el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) y el Fondo de Cultura Económica (FCE), también se sumaron al pésame por el artista.

No obstante, hubo voces que condenaron la “salida fácil” que mediante el suicidio tomó el popularmente conocido como “El Cucurrucucú”. Pidieron a las mujeres “no quedarse calladas ante una situación de acoso… la decisión (de Vega-Gil) fue su error y debió haberlo enfrentado”.

Asimismo, la discusión en redes sociales se centró en revisar las acusaciones que se reciben en cuentas de los colectivos que denuncian acoso y violación sexual por parte de personajes de los sectores artísticos y culturales, pues éstas “promueven, desde el anonimato, el escarnio público y la destrucción de la reputación de los denunciados y sus familias”.

El audio

De último momento, se dio a conocer un mensaje de voz de Armando Vega-Gil, enviado a las 23:45 horas del domingo 31 de marzo, al productor Víctor Salcido. En el mensaje, muestra su preocupación por las acusaciones recibidas: “Aunque se supiera la verdad, se aclarara incluso penalmente, ya me hicieron polvo, no tengo credibilidad como músico, fotógrafo y como escritor; que aparte la mayoría de las cosas que hago son para niños y adolescentes, entonces, pues me voy a quedar sin trabajo. Tarde o temprano, la gente va a ir abandonándome porque mi editorial no va a publicar un libro mío no porque crea que soy un pederasta, sino porque a la editorial no le conviene tener a alguien que esté en entredicho”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *