Hablando de Mujeres y Traiciones; caso Robles, escribe Jesús Méndez

HABLANDO DE MUJERES Y TRAICIONES

Por Jesús Méndez

La detención de Rosario Robles supone una trama de complicidades, traiciones y de la perdida de la oportunidad de que una mujer en la política hiciera las cosas diferentes.

Hay varios aspectos en la reciente detención de Rosario Robles y su traslado al Penal de Santa Martha Acatitla que se deben tener presente para que se realice un mejor juicio de la situación.

Está detención forma parte de uno de los sucesos de corrupción más escandalosos del sexenio pasado, donde se desviaron más de 5 mil millones de pesos por un grupo de funcionarios públicos que laboraron en la SEDESOL y en la SEDATU.

Se ha dicho que podría tratarse de una venganza de AMLO, sin embargo, por la cantidad de dinero sobrepasa una cuestión personal y es un asunto público de mayor importancia. El sector empresarial, Coparmex y Concamin, vieron con buenos ojos esta detención, y como no, si saben que estos actos de corrupción impidieron que se gastaran miles de millones de pesos en contratos de obra y servicios al sector de donde obtienen buena ganancia el sector empresarial, para tener como destino final el enriquecer a unos cuantos que no generaron ninguna labor productiva.

La parte acusada en su defensa ha dicho que se enfrentan a un tribunal de Estado, inclusive Rosario Robles se atrevió a acusar a las instituciones de “violencia política de género” en su contra, nada más ridículo ante los hechos que poco faltan por comprobarse.

La ex jefa de gobierno se traicionó a sí misma, abandonó sus ideales de izquierda, se abrazó al dinero, al poder, a la fama, los estereotipos de belleza impuestos con violencia, actividades que en nada enaltecen la labor para lo cual debería servir la política, servir a la gente.

Rosario está siendo traicionada por sus ex colaboradores, ex funcionarios de la SEDESOL-SEDATU como José Antolino Orozco Martínez, Marcos Salvador Ibarra Infante y María del Carmen Gutiérrez Medina quienes estuvieron involucrados y ahora colaboran con las autoridades como testigos claves del caso, otros como Ramón Sosamontes ya promueven amparos.

Robles estará en el entre dicho de traicionar a Peña y a sus cercanos, porque es imposible de creer que se movió tal cantidad de dinero sin conocimiento del Presidente y de los responsables de la Hacienda Pública.

El daño al erario público está hecho, difícilmente se podrá resarcir el daño, mientras el Poder Judicial y en específico el Gobierno Federal, tratarán de hacer una labor que deje satisfecha a gran parte de la ciudadanía para continuar gozando de la aprobación que tienen al momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *