Fuerte Discurso del Ombudsman en el Marco de la 4-T

Debilitar Organismos Autónomos Siembra Semillas de Autoritarismo: CNDH

 (Redacción DM) El titular de la Comisión de Derechos Humanos, Raúl González, advirtió una autoridad que pretenda “vulnerar” la independencia y “menoscabar” a los organismos autónomos para debilitarlos, también debilita la democracia y “siembra las semillas de un autoritarismo despótico que contraviene la esencia misma de la Constitución”.

En la entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos, González Pérez, frente al Presidente Andrés Manuel López Obrador, cuestionó la decisión de reducir los salarios en los órganos autónomos e incluso le citó al mandatario a su clásico: Benito Juárez, respecto de que la Constitución debe ser “la única bandera que sigamos para no someternos jamás a la voluntad caprichosa de un solo hombre”.

Y recordó que el triunfo del nuevo gobierno, parte de una “indiscutible” mayoría que busca dejar atrás binomios como violencia e inseguridad, corrupción e impunidad, así como pobreza y exclusión.

“México demanda un cambio sustentado en el respeto a la Constitución, a las leyes, a los derechos, así como a los recursos y garantías que nuestro sistema jurídico”, consideró el presidente de la CNDH.

González Pérez aclaró que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) es “una institución del Estado, independiente de gobiernos, partidos, intereses políticos o de cualquier otra índole” y ha sido “un contrapeso ante los abusos de poder, con autonomía plena e independencia de todo poder e interés”.

El Ombudsman nacional coincidió en que la austeridad debe permear la vida pública; sin embargo, demandó que ésta no debe violar derechos y es necesario revisar las estructuras burocráticas, trascender el debate salarial pero atendiendo las ineficiencias y problemas que derivan en una débil institucionalidad.

Pidió no estigmatizar al servicio público, y reconoció que el ajuste de salarios es necesario, pero debe hacerse bajo parámetros objetivos y fundados en la Constitución, que no vulneren derechos, precaricen y debiliten el servicio público.

“Más allá de que utilicemos un discurso que nos polarice y divida asumiendo la virtud o los vicios de una persona en razón del tipo de cargo que desempeña, empecemos a hablar de méritos, capacidades y profesionalismo”, mencionó.

Al referirse a la llamada Cuarta Transformación, el comisionado Raúl González Pérez advirtió que el país no puede permitirse renunciar a la institucionalidad civil y democrática, y recordó que las tres primeras transformaciones del país, (Independencia, Reforma y Revolución) “estuvieron marcadas por la división interna, la violencia y la confrontación fratricida”

“Los derechos humanos deben ser el eje de la cuarta transformación”, apuntó González Pérez al insistir en que no debe condenarse o estigmatizarse el legítimo ejercicio y defensa de los derechos.

“Que se respete la pluralidad y el disenso; que no se debilite la institucionalidad democrática precarizándola o haciéndola administrativamente inoperante; que se respete el equilibrio de poderes y las competencias constitucionalmente establecidas”, concluyó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *