Por Unanimidad, Aprueba el Senado Guardia Nacional con Mando Civil

Dan cinco años al ejército en las calles; impera ambiente festivo

(Redacción DM) El Senado de la República aprobó por unanimidad, en lo general y en lo particular, la creación de la Guardia Nacional con un mando civil; el dictamen vuelve a la Cámara de Diputados para sus efectos constitucionales.

En medio de un ambiente festivo, en la sesión de este jueves se aprobó con 127 votos a favor, 0 en contra y 0 abstenciones, el dictamen que da paso a la creación de la Guardia Nacional, responsable de las tareas de seguridad pública para prevenir y atacar el delito en el territorio nacional.

Luego de días de negociación, los grupos parlamentarios de la Cámara Alta lograron un acuerdo para incorporar modificaciones a la minuta que se recibió de diputados, entre las que destaca que el mando del nuevo organismo será civil y que la actuación de las Fuerzas Armadas tendrá una temporalidad de cinco años.

El consenso fue logrado apenas unas horas antes de la votación debido a que Morena aceptó los cambios planteados por el bloque de oposición conformado por PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Al presentar el dictamen a nombre de la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda, el senador Eduardo Ramírez, señaló que la creación de este órgano garantizará irrestrictamente la seguridad interior con profundo respeto a los derechos humanos.

“La Guardia Nacional con carácter civil que se propone en el dictamen que hoy discutimos nos da esas garantías, y significa la oportunidad para finalmente las Fuerzas Armadas dejen gradualmente de realizar las tareas de apoyo a la seguridad pública y regresen a sus cuarteles y a sus bases marítimas”, mencionó el presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda.

El senador Julem Rementería, del PAN, afirmó que la creación de la Guardia Nacional, da la certeza a las Fuerzas Armadas para que su permanencia en la calle tenga legalidad, y certeza de cuándo dejarán la calle, “que es dentro de cinco años”.

Y aprovecho la tribuna del Senado para decirle al Presidente, Andrés Manuel López Obrador, que el PAN está a favor de todo lo que le convenga México. “Estamos a favor de una Guardia Nacional, como la vamos aprobando, una Guardia que le sirva él, pero que también le convenga a los ciudadanos”, afirmó.

“En causas que sirvan a México, va encontrar sin regateos el apoyo de Acción Nacional. Téngalo seguro señor Presidente”, externó.

Mientras que el senador Ricardo Monreal Ávila, celebró la disposición de todos los grupos parlamentarios para alcanzar el consenso y aseguró que la reforma significa la desmilitarización paulatina del sistema de seguridad pública.

“La participación de las Fuerzas Armadas en la Guardia Nacional, implica en estricto sentido una desmilitarización paulatina en el Sistema de Seguridad Pública, a medida de que se vayan alcanzando los objetivos trazados. Es decir, no implica una continuidad de la estrategia utilizada hasta estos días”, aseveró

Destacó que la Guardia Nacional mantendrá en todo momento su carácter civil; sin embargo, el regreso paulatino de la autoridad militar a sus cuarteles será proporcional al resultado del plan de acción de fuerzas civiles altamente capacitadas para las tareas de seguridad pública.

“Es por esto que se requiere que las Fuerzas Armadas proporcionen los servicios de educación, capacitación y profesionalización”, aclaró.

El dictamen aprobado establece que la Guardia Nacional será una institución de seguridad pública de carácter civil, disciplinado y profesional. La ley determinará la estructura orgánica y de dirección de este nuevo órgano y estará adscrita a la secretaría del ramo de seguridad pública, que formulará la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, los respectivos programas, políticas y acciones.

Plantea que el Ejecutivo Federal designará al titular del órgano de mando superior y a los integrantes de la instancia de coordinación operativa interinstitucional formada por representantes de las secretarías del ramo de Seguridad, Defensa Nacional y de Marina.

Durante los cinco años siguientes a la entrada en vigor del Decreto, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, el Presidente de la República podrá disponer de la Fuerza Armada permanente en tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria.

El dictamen también establece que el Congreso de la Unión deberá realizar reformas a la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, y expedir la Ley de la Guardia Nacional, la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza y la Ley Nacional del Registro de Detenciones.

Tendrá 60 días naturales, después de la entrada en vigor del decreto, para expedir la Ley de la Guardia Nacional y hacer las adecuaciones legales conducentes. Asimismo, expedirá las leyes nacionales que reglamenten el uso de la fuerza y del registro de detenciones dentro de los 90 días naturales siguientes a la entrada en vigor.

En caso de que alguno de los elementos de la Guardia Nacional cometa algún delito, será presentado a la autoridad civil correspondiente. El Senado de la República revisará un informe anual que el Presidente de la República le presente sobre actividades de la Guardia Nacional.

Se tratará de una institución policial, lo que implica que realizará tareas de prevención e investigación de los delitos, siempre bajo el mando del Ministerio Público. Además, tendrá un enfoque de proximidad con la ciudadanía y comunicación con la sociedad.

La Guardia Nacional actuará con pleno respeto a la soberanía de las entidades federativas y los municipios. No sustituye a las policías estatales o municipales Sólo actuará de manera subsidiaria y en apoyo de éstas, en la medida de sus necesidades.

La minuta con modificaciones pasó a la Cámara de Diputados para su aprobación y posterior envió al Ejecutivo para su promulgación y publicación en el Diario Oficial.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *