No hay Tiempo para una Cuarta Constitución en la Cuarta Transformación dice AMLO

Tres cambios a la CPEUM: acabar con la impunidad, definir corrupción y fortalecer democracia

(Especial para DM) Querétaro, Qro. Durante el 102 Aniversario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), el presidente Andrés Manuel López Obrador destacó la necesidad de establecer tres cambios fundamentales en la misma: acabar con la impunidad, definir el delito de corrupción y establecer una auténtica democracia.

En el acto en el Teatro de la República de esta ciudad, reiteró que se busca en su gobierno una nueva transformación y que en consecuencia una nueva Constitución.

Sin embargo, López Obrador, aseveró “que no hay condiciones para eso, porque tenemos otras tareas que consideramos más importantes”.

Indicó que la Nueva Constitución, la cuarta será tarea de las próximas generaciones; porque –los que son maestros– en este tema, hablan de que ya son demasiadas las reformas.

Antes las mesas directivas del Senado y la Cámara de Diputados, explicó sus tres reformas: “primero, que en la Constitución quede completamente definido el delito de corrupción, que no se hable de hechos de corrupción.

“Que tengamos ya, como dicen los abogados, tipificada la corrupción o tipificada la corrupción como delito, y que sea delito grave. Y que el que cometa un acto de corrupción no tenga derecho a fianza. Eso sería un gran cambio”.

Abordó su segunda asignatura pendiente: que no haya impunidad, que acabemos con la impunidad.

López Obrador expuso sus motivos: la Constitución de 1824 establecía el castigo al presidente de la República por hechos de corrupción.

Agregó que en la Constitución de 1857, a pesar de ser una constitución avanzada, ya se establece que el presidente de la República en funciones no puede ser juzgado por corrupción, sólo por traición a la patria y por delitos electorales.

En la Constitución que estamos recordando, dijo la de 1917, no hay ningún cambio. Se mantiene que al presidente sólo se le puede juzgar por traición a la patria y se le quita que puede ser juzgado por delitos electorales, hasta la fecha.

Prosiguió; “entonces, ¿qué se está proponiendo? Que el presidente en funciones pueda ser juzgado por corrupción, y que se terminen los fueros y se terminen los privilegios en todo el gobierno. Esa es la gran reforma que hace falta también en este tiempo”.

Y se refirió a su tercer tema, “que es una asignatura pendiente, que ni en la del 24, ni en la de 1857, ni en la Constitución del 17 se profundizó: la democracia”.

Enfatizó; “no tenemos un auténtico sistema político democrático. Necesitamos hacer valer la democracia, como lo establece el artículo 27, lo decía el licenciado Muñoz Ledo. Estamos hablando de una reforma de 1940 a la Constitución, al artículo 3º. Pero no estaba considerado en las tres constituciones como algo fundamental”.

Enumeró sus motivos, “por eso fue la Revolución de 1910, con el lema del sufragio efectivo, que es voto efectivo, democracia efectiva y la no reelección”.

Y reiteró con firmeza: tenemos que establecer una auténtica democracia, acabar con los fraudes electorales; que no se compren los votos, que no se utilice el presupuesto para favorecer a ningún partido, a ningún candidato.

“La democracia no nos va a traer el cuerno de la abundancia, pero nos va a dar mucha fortaleza moral.

“Ahora mismo, ¿qué es lo que le está dando nueva viabilidad a la República? La democracia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.