En la Mirada Política de Fernando Vázquez Nájera se pregunta: ¿No te preocupes Rosario?

 

Mirada política

Fernando Vázquez Nájera *

¿No te preocupes Rosario?

Rosario Robles Berlanga ha sobrevivido a muchas crisis políticas y resurgido de ellas, que ahora se encuentre recluida en el penal de Santa Martha Acatitla es, sin duda, el trance más difícil de su vida personal y política. La razón de aplicar la prisión preventiva a la ex Jefa de Gobierno del Distrito Federal parece trascender los motivos jurídicos, encuentra más fundamento en dar un escarmiento por aquella participación indirecta en el llamado “videoescándalo” de 2004 que buscó descarrilar las aspiraciones de López Obrador a la Presidencia.

“La Estafa Maestra” con la que se vincula a Rosario Robles se resume en el desvío de recursos públicos mediante una sistemática fórmula para evadir los procesos de licitación pública y luego disponer de tales dineros para otros fines, políticos y/o personales. Tal práctica no es ajena a la trayectoria pública de Rosario Robles. Es pertinente recordar el “Cochinito” que forjó desde la Jefatura de Gobierno del DF mediante sobrefacturas por servicios de comunicación y publicidad en la empresa Publicorp, que se usó después con fines políticos personales hasta convertirla en Presidenta del PRD en 2002. Después, el dinero necesario para cumplir los objetivos políticos de Rosario pasó por las empresas de Carlos Ahumada hasta video grabar su entrega a personajes muy cercanos como Ramón Sosamontes y Carlos Imaz.

Robles Berlanga es acusada de una actuación indebida como servidora pública al no impedir el presunto desvío de recursos públicos mediante la asignación irregular de múltiples contratos con universidades y éstas, a su vez, subcontratar con empresas “fantasmas”. Además, la acusación de la Fiscalía General de la República contra la ex Secretaria de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, radica en que no advirtió o informó de dichas irregularidades a su superior, es decir, al entonces Presidente Enrique Peña Nieto.

La reaparición de Rosario Robles en la vida política al ser parte del gabinete de Peña Nieto supuso un acuerdo que incluía protección a ella y el impulso político de su hija, Mariana Moguel Robles, quien llegó a ser Presidenta del PRI en la Ciudad de México. Todo ello no bastó para que ahora, en los tiempos de la 4T, la justicia “a secas” se le aplique Rosario y enfrente su proceso judicial desde la cárcel. Hasta ahora no se puede hablar de justicia, pero sí de un ajuste de cuentas.

 

*Analista político.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *