Reprueban a México Calificadoras

Por cancelar NAIM

Reprueban a México Calificadoras

(Redacción DM) Primero fue la firma Moody¨s, ahora toco el turno Fitch Ratings y HR Ratings, quienes bajaron la calificación para inversión en México tras la Consulta sobre el NAIM.

Estas empresas que otorgan calificaciones sobre la seguridad de invertir en los países, redujeron las expectativas para inversión y capitales en nuestro país.

La Fitch Ratings pasó de estable a negativa la perspectiva sobre México, aunque ratificó la calificación de “BBB+”.

Sugirió que esto refleja el deterioro del balance de los riesgos que enfrenta el perfil crediticio de México asociado con el alcance de la incertidumbre y el deterioro de las políticas en la administración que toma protesta en diciembre.

Pero fue más allá y dijo la empresa calificadora: “la decisión de cancelar la construcción de un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México envía una señal negativa a los inversionistas”.

Advirtió sobre los riesgos de que el seguimiento de las reformas aprobadas en este sexenio, sobre todo en el sector energético, puedan detenerse.

La empresa Fitch desea que la administración de López Obrador, mantenga políticas macro: la disciplina presupuestaria y la autonomía del Banco de México.

La firma calificadora de HR Ratings modificó la perspectiva de estable a negativa, pero ratificó la calificación de largo plazo HRA-(G), y de corto plazo HR2 (G), para la deuda soberana de México, y de igual manera.

 

La firma aseguró que esto se debe “al deterioro inmediato en la percepción de inversión y riesgo país, lo que ha llevado a una depreciación en el tipo de cambio que pondrá presión al alza sobre la cifra de deuda neta al cierre del año, y complica mantener nuestro estimado para la deuda neta presupuestaria de 40.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al cierre de 2018”.

Pero abundó, “en este momento, consideramos que una pérdida de confianza tendría consecuencias negativas para las finanzas públicas y para la economía en general, lo que se reflejará no sólo en una mayor volatilidad en los mercados, a deteriorarse el tipo de cambio, incrementarse las tasas de interés de largo plazo y producirse mayores presiones en los indicadores de riesgo como se ha observado recientemente, sino que también genera un clima de incertidumbre respecto al respaldo que pudieran tener inversiones en nuevos proyectos de infraestructura y alto impacto económico”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.