Pemex ante la falta de confianza y la concentración de decisiones

Calificadoras no avalan la reestructuración; Disminuyen facultades a Consejo de Administración, trasciende

(Redacción DM) Petróleos Mexicanos abre esta semana con una serie de dudas, primero la reacción negativa de calificadoras y bancos a su propuesta del Gobierno Federal para la inyección de recursos con la finalidad de que tenga ingresos adicionales por el monto de los 107 mil millones de pesos.

A lo anterior, se suma el trascendido de este fin de semana en la Cámara de Diputados sobre un dictamen, en el que se asegura que se aumentará la concentración de las decisiones en el Director General y disminuirá la presencia del Consejo de Administración.

El Gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador anunció que “termina racha de 4 años de contratación de deuda; en 2019 no se contratará nueva deuda”.

Destacó que se destinarán 35 mil mdp al pago adelantado de deuda adquirida para pensiones; un incremento en monto de incentivo fiscal que reducirá carga en 15 mil mdp.

Además, se informó de la recuperación de ingresos por concepto de combate a la corrupción será de 32 mil mdp y que en el Presupuesto de Egresos 2019 se consideró 25 mil mdp para capitalización.

Petróleos Mexicanos recibirá todo el apoyo institucional y financiero del Estado mexicano para sanear sus finanzas y convertirse en factor esencial en el rescate de la producción petrolera nacional, a través de una serie de medidas que resultarán en ingresos adicionales por 107 mil millones de pesos en 2019, anunció el Ejecutivo Federal.

Por su parte, en lenguaje beisbolero, el banco Citibanamex dio a conocer el documento:” Segundo strike, plan de Pemex insuficiente de nuevo”, en el que de entrada establece que el futuro de la empresa no convence.

El posicionamiento, ampliamente difundido por opositores y analistas destaca. “creemos que Pemex no se volverá más eficiente ni rentable, ya que asignará capital a actividades de bajo rendimiento, no mejorará significativamente los procesos operativos y de gestión y preferirá realizar la mayoría de las actividades por sí solo en lugar de asociarse con el sector privado”.

Por su parte la calificadora JP Morgan consideró que las medidas anunciadas no moverán de forma positiva la calificación de Pemex y que existe la posibilidad de que se reduzca al bono del soberano.

Mostró su decepción por las medidas anunciadas, que tanto se pregonaron las últimas semanas, en su óptica, los 107 mil millones de pesos son insuficientes para sanear a la petrolera.

La Fitch Ratings, que en semanas anteriores ya había disminuido la calificación a Pemex, igualmente consideró insuficiente el rescate, por lo que mantendrá su evaluación.

La otra asignatura que complicará los trabajos de la empresa ancla de la economía nacional, es la filtración a medios de comunicación de una posible concentración de decisiones en su Dirección General, esto a través de un dictamen de la comisión de Energía de la Cámara de Diputados que circula en medios.

Por ejemplo, la facultad para para ejecutar y cumplir objetivos en la exploración, explotación y refinación, pasaría de del Consejo de Administración de PEMEX a su director.

Además, elimina de este consejo la administración los Comités de Recursos Humanos y Remuneraciones, así como el de Estrategia e Inversiones; todo pasaría a la Dirección General.

Se le otorgarían nuevas facultades al Director General, para proponer, revisar el plan de negocios de la petrolera; así como, proponer más plazas, aprobar directrices y prioridades, rentabilidad, entre otras facultades.

Así empieza Pemex la semana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *