No Pasa la Reducción de Financiamiento a Partidos

No obtiene Mayoría Calificada del Pleno de los Diputados

Con 274 votos a favor, cero abstenciones y 207 en contra, es rechazada

(Redacción DM) La propuesta de reducción del financiamiento a partidos políticos no alcanzó la mayoría calificada en la Cámara de Diputados.

Por tratarse de una reforma constitucional requería el voto de las dos terceras partes de los integrantes de esta legislatura.

El Pleno cameral desechó el dictamen sobre la reducción del financiamiento público a los partidos políticos

La propuesta recibió 274 votos a favor, cero abstenciones y 207 en contra, por lo que quedó de manifiesto que Morena no logró el apoyo de sus aliados en esta iniciativa; sin embargo, la sostuvo “para quedar bien con la ciudadanía”, denunció la diputada de Movimiento Ciudadano Martha Tagle.

La opositora Verónica Juárez del PRD, dijo que Morena pretendía eliminar toda competencia electoral “para quedar como único y poderoso actor electoral”.

La Cámara de Diputados desechó el dictamen que reformaría el artículo 41 de la Constitución Política, la cual pretendía la reducción del financiamiento público que se les otorga a los partidos políticos.

En su oportunidad, la Presidenta de la Mesa Directiva, diputada Laura Angélica Rojas Hernández, señaló que de conformidad con lo que establece el artículo 232 numeral I del Reglamento, “al no alcanzarse la mayoría calificada se tiene por desechado, como lo dispone la fracción g) del artículo 72 constitucional”.

En el documento se planteaba que el financiamiento público para los partidos políticos para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes se fijará anualmente, multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el 32.5 por ciento del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización.

Al fundamentar la propuesta, Miroslava Carrillo Martínez, presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, hizo un reconocimiento a las y los autores de las iniciativas que motivaron el análisis de un tema que constituye un reclamo social desde hace décadas, ya que son coincidentes en disminuir el financiamiento público.

Por su parte, la diputada Tatiana Clouthier Carrillo (Morena) señaló que ésta es una oportunidad histórica para terminar con el dispendio de los partidos. Dijo que es necesario hacer del gasto público una herramienta de transformación social y que los recursos recaudados se dirijan al pueblo y a la atención de sus necesidades.

Por el PAN, el diputado Iván Arturo Rodríguez Rivera señaló que su bancada reconoce la necesidad de reducir el costo de los partidos políticos y del sistema electoral, pero lo que se debe de analizar a fondo es cómo se lleva a cabo dicho reajuste. Planteó que la disminución sea considerando un uso racional de los recursos. “Si se reduce el financiamiento público habría que explorar el aumento del privado y ahí se entraría en un terreno riesgoso”.

Dulce María Sauri Riancho, diputada del PRI, refirió que de ser aprobada la reforma, afectaría al sistema político electoral en su conjunto, porque el financiamiento es un componente fundamental. El riesgo más grande que se enfrentaría, dijo, es la destrucción de la democracia. “Aprobar el dictamen de manera precipitada es de enorme riesgo a la democracia del país”, sostuvo.

Jacobo David Cheja Alfaro, diputado de MC, puntualizó que su fracción ha impulsado la eliminación al cien por ciento del financiamiento, pues esos recursos deben destinarse al gasto social, a proyectos que generen empleos, para así contribuir a sentar las bases de un nuevo proyecto de nación. “Apoyamos un nuevo modelo en donde todos los partidos por igual tengan únicamente los recursos mínimos para realizar sus principales actividades”.

Por el PR, la diputada Verónica Beatriz Juárez Piña, coordinadora del PRD, consideró indispensable la instalación de una mesa de trabajo que analice una posible reforma electoral de manera integral consensuada “y no por parches unilateralmente aprobados por una mayoría. Con esta propuesta el partido mayoritario obtendría una ventaja indebida en las futuras elecciones con los partidos diferentes que debilitarán al reducir su financiamiento público. La pretensión, es eliminar toda competencia electoral para quedar como único y poderoso actor electoral”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *