En la Mirada Política de Fernando Vázquez. “Opositores sin Oposición”

Mirada Política

Por Fernando Vázquez Nájera*

Opositores sin Oposición

No es que falte gente que se oponga o critique al gobierno de López Obrador, es que los opositores actúan cada quién a su entender, dónde pueden y como pueden, pero es casi inexistente una oposición organizada, coordinada, que actúe bajo un plan o estrategia tendiente a minar el apoyo social de López Obrador que indiscutiblemente es mucho a pesar de sus propios yerros, que no son pocos.

Buena parte de la explicación a este fenómeno político radica en la manera en que los gobiernos anteriores, incluidos los partidos que los impulsaron, dejaron sin mayores expectativas al grueso de una población permanentemente agraviada, olvidada, dejada a la suerte del “ahí se va”, que acumuló un hartazgo y descrédito por lo ya visto por tantos años, que optó por apoyar en las urnas un proyecto personalísimo encarnado en un hombre que no sólo siempre quiso ser presidente, sino que se asume ya como el mejor presidente desde Benito Juárez.

Más o menos desde el desafuero de Andrés Manuel López Obrador como Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, acto fallido por las consecuencias políticas que pretendía evitar, desde entonces al menos un tercio del país le apoyaba firmemente, tan cierto es lo anterior que incluso en las cifras oficiales de la elección de 2006 obtuvo el 35 por ciento de la votación. Actualmente, AMLO tiene el apoyo sostenido de al menos el 60 por ciento de la población adulta, incluso a pesar del mes más violento y controvertido por las múltiples matanzas en varios estados y por el fallido operativo de Culiacán.

La oposición partidista no es bien vista por la mayoría del electorado. Desfondada en 2018 por el arrastre de López Obrador en favor de los candidatos de MORENA y sus aliados, los espacios y márgenes de actuación son limitados. Las batallas que libran en el Congreso de la Unión, si bien importantes, han tenido un limitado alcance entre la sociedad. El frente opositor que actúa en el Senado como último freno a los cambios a la Constitución permitió, por ejemplo, frenar la figura de revocación de mandato burda y falsa que quería López Obrador, quedando en su lugar un derecho exclusivo de los ciudadanos y no empatado con las elecciones federales de 2021. Aún así el PAN votó en contra y el mensaje de victoria de la oposición se diluyó.

El objetivo de la oposición partidista y la que no lo es (sectores organizados, empresariado, comunicadores, grupos de ciudadanos) debe apuntar a evitar que MORENA y sus aliados repitan como mayoría en la Cámara de Diputados en 2021. Para ello tiene que desplegar una acción coordinada, no digo necesariamente alianzas electorales, pero sí un sentido de acción compartido para aprovechar la desarticulación que vive MORENA en su proceso de renovación interno y, sobre todos, sacar provecho de los yerros del gobierno de López Obrador en muchos frentes. El tema es capitalizar lo errores, ya no digamos generar propuestas alternativas. Bastaría lograr el objetivo electoral y legislativo en 2021 para pensar que hay una oposición en serio, que puede hacer que la 4T no dure más de 6 años.

*Analista político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *