En Butaca Alta: “La fe y los deportes”

Butaca Alta

La fe y los deportes

Por Roberto Acevedo Acosta

Ciudad de México. — Una imagen poderosa que siempre se ve en los deportes cuando se logra un objetivo es la redención del deportista ya sea de rodillas o mirando hacia el cielo dando gracias a Dios por el éxito obtenido.

Muchas veces las diferentes actividades deportivas han señalado que este tipo de demostraciones son personales y no deben ser tan “públicas” por respeto a todos aquellos que piensan diferente.

Sin embargo, el componente religioso siempre está y estará presente en este tipo de actividades por una sencilla razón: La fe es parte del deporte.

En la última final del fútbol mexicano entre Monterrey y América, cuando las cámaras de televisión enfocaban al director técnico de los rayados, Antonio Mohamed; una vez finalizado el encuentro y sabiéndose campeones, se puedo apreciar al argentino desbordado por sus emociones por medio del llanto, pero, pocos o muchos, habrán notado que portaba un rosario en las manos, mismo que sostenía a manera de rezo.

Posteriormente se sabría que un día antes de la final, el entrenador regio asistió a la basílica de Guadalupe. Solo él sabe cuál fue la razón de su presencia y el diálogo que entabló con la imagen religiosa.

Podremos especular muchas cosas pero la realidad es que la fe es parte fundamental del día a día de muchos deportistas que además de tener talento y disciplina, se siente cobijados y a gusto por sentir la presencia de Dios en su actividad deportiva.

Y esta situación no es solo del orden personal. Sino colectivo. En las transmisiones de fútbol americano es común ver a los jugadores tomados de la mano e hincados antes de entrar al terreno a manera de estar orando.

Cuántas veces no hemos visto a los aficionados orando antes de que termine un partido pidiendo un milagro que alguna vez llega y otras no.

Habrá a quien este elemento de fe no les agrade y están en su derecho pero no podemos negar que la fe es un elemento que está en los deportes y seguirá porque muchas veces hemos sido testigos de milagros deportivos que solo se entienden por la presencia de Dios.

Pasando a otras cosas.

Este fin de semana comienza un nuevo campeonato de la Liga Mx y aunque todos apuestan a que el nuevo campeón Monterrey tienen todos los elementos para repetir la hazaña; la realidad es que cada torneo es diferente y empezamos desde cero.

Por ejemplo, en caso de Guido Rodríguez, del América se vaya al Betis de Sevilla, sin duda afectaría las aspiraciones del subcampeón porque se marcharía su hombre más importante que sin duda es el alma del equipo. Está en veremos si el jugador sigue en Coapa o se va a Europa.

Otro caso es las Chivas del Guadalajara, que se han reforzado con buenos jugadores y la afición no le perdonaría no calificar a la liguilla. Aunque todo parece indicar que serán parte de la fiesta grande porque han logrado reunir un grupo importante de jugadores jóvenes con experiencia, incluso que ya fueron parte del equipo en el pasado, pero por diversas situaciones se fueron y ahora regresan para demostrar que pueden hacer algo importante en el equipo más popular de México.

Misma situación para Tigres y Cruz Azul que han armado equipos para competir y de los cuales lo mínimo que se espera es que sean candidatos para el título.

Caso aparte los Pumas de la UNAM, uno de los cuatro “grandes” del fútbol azteca que no tiene los recursos económicos para hacer grandes contrataciones y que su esperanza es que surja una nueva estrella de su cantera, cómo ha ocurrido en el pasado. Se antoja difícil pero no imposible.

Entonces la cosa queda así. Candidatos los equipos del norte: Tigres, Monterrey y Santos. Más Cruz Azul, América y Chivas. Todos los demás van a pelear por ser la sorpresa del campeonato… Vamos a ver quién es el caballo negro para esta edición del torneo de la Liga Mx.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *