“El informe de los Legionarios de Cristo” Por Fer Vázquez-Nájera

Mirada Política

Por Fernando Vázquez Nájera*

El informe de los Legionarios de Cristo

En la página electrónica legionariosdecristo.org se puede consultar el Informe 1941-2019 sobre el fenómeno del abuso sexual de menores en la Congregación de los Legionarios de Cristo desde su fundación hasta la actualidad. Ahí se conocen y reconocen los casos de 175 abusos sexuales cometidos contra menores de edad, la mayoría entre 11 y 16 años, por parte de 33 sacerdotes pertenecientes a esa Congregación, incluidos 60 casos atribuidos a su fundador, el sacerdote Marcial Maciel, ya fallecido.

La decisión de hacer público un informe interno de los Legionarios de Cristo permite conocer que, además, 90 alumnos de sus escuelas fueron abusados por 33 seminaristas que no llegaron a ser sacerdotes, pero sí estuvieron bajo el amparo de la Congregación. Estas revelaciones no dejan de sorprender ya que son muchos los años desde que ocurrieron los primeros casos y otros tantos más de ser encubiertos por la jerarquía católica en México y desde el Vaticano.

Hace más de veinticinco años se conocieron los primeros casos que señalaban que dentro de Los Legionarios de Cristo habían ocurrido casos de abusos sexuales contra menores de edad. El Padre Marcial Maciel era aún la cabeza fundadora de la Congregación y si bien los abusos ocurrieron desde los años cuarenta y cincuenta, las víctimas tardaron décadas en procesar y asumir lo que les había ocurrido, disociarlo de la vida espiritual para comprender que habían sido víctimas de personas en quien confiaban ellos y sus familias.

Al principio, como sabemos, no se les dio valor a las denuncias, pocos se atrevían a defender y apoyar a las víctimas ya que eran denostados y tachados de mentirosos. Uno de ellos fue el entonces sacerdote Alberto Athié que ya tenía experiencia en defender casos de abusos y maltratos en varias partes del mundo, él conoció algunos de los primeros casos de victimas al interior de los Legionarios de Cristo y los defendió. Quizá Andrés Manuel López Obrador nunca vio el programa Círculo Rojo que conducían Carmen Aristegui y Javier Solórzano, el 15 de abril 2002 en el canal 2 de Televisa. Ese día se transmitió el polémico caso de las redes de encubrimiento para ocultar los casos de pederastia dentro de la Iglesia Católica, en particular en la Congregación de los Legionarios de Cristo. Ese día Carmen y Javier tuvieron como invitado en el programa, vía telefónica desde Chicago, al aún sacerdote Alberto Ahité, para que comentara cómo estaban siendo atendidos los casos de victimas que en ese momento ya se contaban por decenas en los Estados Unidos, así como dar cuenta del tipo de protección que recibían los abusadores.

Alberto Athié renunció al sacerdocio en 2003 luego de ejercerlo por más de 20 años. Él aspiró a dirigir la Comisión Nacional de Derechos Humanos en el pasado proceso convulso y cuestionado donde MORENA impuso a Rosario Piedra Ibarra. Un día después renuncio al Consejo Ciudadano de la CNDH, junto a la mitad de este Consejo, como medida de protesta por el controvertido proceso de elección. En la conferencia “mañanera” del día siguiente, López Obrador dijo no saber quién era Alberto Athié, incluso señalo que antes de eso “seguro nadie lo conocía”, lo que confirmó el amplio desconocimiento del Presidente sobre el tema de pederastia y su capacidad para pretender desprestigiar a las personas desde su “púlpito presidencial”.

El informe de los Legionarios de Cristo viene precedido de la histórica decisión del Papa Francisco de eliminar el secreto pontificio para las denuncias de abusos sexuales, una petición que las víctimas en todo el mundo habían solicitado desde hace mucho tiempo y que había servido como argumento para ocultar los hechos y la verdad desde la cúpula católica.

Estamos hablando de miles de casos en todo el mundo, en Estados Unidos, Alemania, Irlanda, Reino Unido, en misiones a lo largo de África, etc. lo que ha desprestigiado enormemente la credibilidad y capacidad de enfrentar la cruda verdad al interior de la Iglesia Católica que asume como dogma el celibato de sus sacerdotes y sigue discriminando a las mujeres para que no puedan convertirse al sacerdocio. Hay mucho más por conocer, afrontar, superar y sobre todo, prevenir.

*Analista político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *