Comparecen Candidatas a Magistradas en el Senado

Crean Polémica posturas conservadoras sobre aborto y adopción de parejas del mismo sexo

(Redacción DM) Las tres aspirantes a ocupar el cargo de Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) comparecieron ayer ante la Comisión de Justicia del Senado de la República.

La primera en hacerlo fue Yasmín Esquivel Mossa, cuya postulación ha sido muy cuestionada por tratarse de la esposa de José María Riobóo, quien ha sido contratista y consultor del Presidente de Andrés Manuel López Obrador.

Pero en el tema del aborto, se declaró a favor de la vida.

La favorita para ser ministra fue duramente criticada por organizaciones civiles como el GIRE (Grupo de Información de Reproducción Elegida); que aseguraron que la candidata, desconoce lo que ha resuelto la Corte en materia de aborto y asegura que como ministra decidirá de acuerdo a las legislaciones locales.

Ante senadores, Esquivel Mossa defendió su trayectoria y negó que su postulación se deba a la relación de su esposo con López Obrador; por el contrario, aseguró no tener ningún vínculo de amistad o parentesco que afecte su independencia como juzgadora.

Añadió que la objetividad e imparcialidad son indispensables para que las instituciones de la República funcionen adecuadamente.

En caso de ser designada, se comprometió a que la SCJN garantizará los derechos de los mexicanos. Asimismo, refirió que dicha instancia debe dictar resoluciones apegadas a derecho, tomando —en su caso— los principios de convencionalidad y progresividad.

Consideró que el país está esperanzado en una nueva forma de impartición justicia en todos los niveles. La sociedad actual exige cambiar la impunidad por la justicia y la corrupción por la rectitud, señaló.

“Los ciudadanos exigen un Estado de Derecho donde sean desterradas la corrupción y la impunidad”, sostuvo. Dijo que el Poder Judicial tiene el desafío de fortalecer su independencia, transparencia e inmediatez, además de buscar mayor austeridad en el uso de sus recursos. La independencia debe basarse en la separación de simpatías ideológicas, subrayó.

Por su parte, Celia Maya García, dijo que es preciso dar un viraje radical en las formas y recuperar la sencillez, sin que ello implique caer en la simpleza. Hacer resoluciones claras, cortas y sin redundancias, añadió.

Sin embargo, se manifestó en contra de la adopción de parejas del mismo sexo.

“A lo mejor los papás van a ser excelentes papás, pero ¿cómo controlamos el entorno del niño? Me preocupa. La mayoría de sus compañeritos tiene papá y mamá de diferente sexo y él va a tener mamá y papás del mismo sexo.  A lo mejor, en nuestra idiosincrasia todavía es difícil”, contestó al cuestionamiento.

Durante su comparecencia manifestó que debe hacerse una reforma al sistema de justicia para que accedan a ella todos los que la demanden, sin cortapisas ni pretextos, y sin adjetivos. No (una justicia) sacada de los anaqueles de los doctrinarios, subrayó.

Señaló que la percepción social respecto de la Corte es preocupante, “porque expone su lejanía de las causas del pueblo”. Añadió que el ciudadano común no identifica a la Corte como un alto Tribunal de la Nación, que salvaguarde sus derechos, sino como un ente ajeno y, a veces, insensible a las demandas de justicia social.

Consideró que la Corte debe asumir -con mayor amplitud y cobertura- su capacidad de atracción de las causas que afectan a las colectividades para restaurar la justicia. Refirió que debe descartarse el molde y los criterios de la rancia justicia liberal individualista, para dar paso a una nueva etapa de la cultura de los derechos.

Loretta Ortiz Ahlf, última aspirante de la terna del Ejecutivo Federal dijo que en caso de ser elegida su prioridad será sostener y promover una política de tolerancia cero frente a la corrupción, el tráfico de influencias y el nepotismo en todos los niveles del Poder Judicial y en los ámbitos de la administración de justicia.

Añadió que su principal mandato será combatir “el cáncer de la impunidad en nuestro país. México ya no puede posponer ni simular la justicia ni un solo día más”. También, adelantó, se conducirá de manera independiente, imparcial y objetiva.

Consideró de suma importancia contribuir a que el amparo sea un juicio eficiente y eficaz, que garantice los derechos de las personas, como lo establece el artículo 25 de la Convención Americana de Derechos Humanos. En ese sentido, indicó que la reforma del 2011 en la materia, no implicó una apertura absoluta.

Si resulta electa, dijo que se dedicará a la constante renovación progresista de los derechos fundamentales, de manera inclusiva, para cerrar las brechas de la desigualdad. Añadió que es una tragedia que haya una creciente normalización de la violencia entre los mexicanos. “La justicia ha sido la excepción y la impunidad, virtualmente, una garantía”, comentó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *