Estrena Estadio de Béisbol la Capital; la Noticia de Deportes a Política

Abuchean en la inauguración del sábado a López Obrador

La reventa y acomodadores, generan caos y enojo sábado y domingo

(Redacción DM) Este sábado y domingo, la Ciudad de México estrenó estadio de béisbol, la obra financiada en su totalidad por el empresario y filántropo, Alfredo Harp Helú que tuvo un costo de 3 mil 400 millones de pesos y cuya noticia de apertura pasó de las páginas de deportes a las de política.

A su inauguración, el sábado por la tarde, acudió el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador que fue abucheado por una parte de los presentes en el estadio, con gritos de “buuu” y de “¡fuera, fuera!”, al tomar la palabra.

En respuesta el mandatario, apresuró su discurso y asestó: “no voy a hablar mucho porque hay algunos de la porra del equipo fifí”.

Luego se repuso y mezcló béisbol, del que es muy aficionado con la política y soltó: “vamos a seguir ponchando a los de la mafia del poder”.

Situación que tampoco les gusto a una parte de los presentes y siguió con el grito de “¡fuera, fuera!”, la imagen se diseminó rápidamente en redes sociales.

El resultado, del partido entre el Diablos Rojos del México y los Prospectos del Padres de San Diego, pasó a segundo término, los de las Grandes Ligas apalearon.

El domingo, nuevamente se jugó otro partido entre las promesas de San Diego y los Diablos, nuevamente se impusieron los frailes.

El estadio recibe el nombre de su creador: “Alfredo Harp Helú” y es el primer parque deportivo de masas que se construye desde 1966, año en que se inauguró el Estadio Azteca.

El inmueble, bastante amplio, muy bien edificado con materiales ligeros, sustituye al estadio Fray nano, al Foro Sol, al inolvidable Parque del Seguro Social y al antiguo Parque Delta.

A decir de los aficionados a la pelota, es “un paraíso beisbolero” o el “campo de los sueños”.

La reventa y los precios

La inauguración se vio manchada por la descarada reventa de boletos, en primera instancia, desde que se pusieron a la venta, estos cayeron en manos de revendedores, que desde sitios en internet y en la inmediación de la Ciudad de Deportiva ofrecieron sus “producto” con un sobreprecio de hasta 20 veces, llegando alcanzar una localidad de 990 pesos hasta los 10 mil o 15 mil pesos.

Las de 70 pesos tres veces su valor y se cotizaban en mínimo 200 pesos.

Todo ante la complicidad de la autoridad, que ajena observaba los abusos de los revendedores y de los “acomodadores de autos”, que llegaron a cobrar “el estacionamiento” metros antes de la entrada al complejo deportivo de manera fraudulenta.

Otra situación que se presentó, fue el caos vial propiciado por los revendedores y los citados “viene, viene”, que generaron el desorden sin que la autoridad hiciera algo para mitigara la molestia y enojo de los asistentes.

Los precios de los snacks y antojitos, igual se dispararon, ante el enojo de los aficionados que regularmente asistentes a estos encuentros, por ejemplo, unas “flautas” llegaron a los 75 pesos y las hamburguesas más de 80 pesos, por lo que la familia promedio de cuatro personas, sin reventa debió gastar más de mil pesos en uno de los dos partidos.

Los populares tacos de “cochinita pibil”, que se venden en los inmuebles de béisbol desde el histórico Parque del Seguro Social, sufrieron escasez en el inmueble, esto también generó enojo con los aficionados, que debieron formarse hasta hora y media por una orden de tres tacos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *