En la ESQUINA POLÍTICA: Billy Álvarez un dirigente muy opaco

ESQUINA POLÍTICA

Billy Álvarez, un dirigente de la Cruz Azul muy opaco

Por Yuri R. Ruiz

De las pocas sociedades cooperativas que sobreviven en México es la Cruz Azul. Una empresa fundada en 1931 por 192 trabajadores en Hidalgo para ser una de las cementeras más importantes de México, pero también con una dirección general bastante oscura que deja muchas dudas en su conducción financiera por parte de Guillermo Héctor Álvarez Cuevas, que ha convertido el consorcio en un negocio familiar y de unos cuantos pero no de todos los socios.

Lo que menos hace la empresa, que es algo más que el equipo de futbol, es ser transparente y rendir cuentas, donde el famoso directivo Billy Álvarez ha logrado hacer acuerdos políticos y financieros para evitar que lo persigan las autoridades en Hidalgo y a nivel federal, con lo cual se ha convertido en un líder cooperativista autoritario, soberbio y hasta dictador que persigue a los que no están bajo su esquema cooperativista de control total de la cementara hasta llevarlos tras las rejas en complicidad con las autoridades.

Hay dentro de la empresa muchos socios cooperativistas que no comulgan con Álvarez Cuevas, que tampoco están de acuerdo en que la empresa sea un negocio millonario de unos cuantos por lo cual buscan llevar ante las autoridades a Billy Álvarez, por primera instancia, pero también buscan como sea quitarle el control de la cooperativa y por obvias razones del equipo de primera división del futbol mexicano Cruz Azul, el cual tiene tres décadas de ser su presidente.

Cruz Azul tiene bastante tiempo que vive en crisis tanto en lo futbolístico con casi 22 años sin ser campeón de liga, pero también a nivel cooperativa con problemas internos que vienen desde el 2009 donde incluso se ha enfrentado a uno de sus hermanos por el dominio de la empresa que da sustento a más de 10 mil familias que cuenta con plantas cementeras en Oaxaca, Aguascalientes, Puebla y obviamente Hidalgo.

El problema vino con Alfredo Álvarez Cuevas, quien es socio cooperativista de la Cruz Azul y ex vicepresidente del primer equipo de futbol, pero que buscó en ese año asestar un golpe severo a su hermano Billy, con la acusación en asamblea realizada en Ciudad Cooperativa de que había desvíos millonarios a paraísos fiscales sin que fueran informados a todos los socios.

Sin embargo, no pasó nada. Años después, 2011, se supo que la ex Procuraduría General de la República (PGR), hoy Fiscalía General, inició una investigación por manejo de recursos de procedencia ilícita al Consejo de Administración de la Cooperativa Cruz Azul encabezada por Guillermo Álvarez Cuevas, pero que de un momento a otro se diluyó por acuerdos políticos que don Billy ha logrado hacer vía el futbol y como empresario de este grupo cooperativista la enclavado entre los municipios de Tepeji del Río y Tula de Allende.

Hoy, el hermano de Billy, don Alfredo, ya no está en el equipo de futbol, pero sigue siendo socio de la empresa y parte del Consejo de Administración, donde percibe un buen dinero y así se quedó callado.

Lo mismo ocurrió con el cuñado de Guillermo Álvarez Cuevas, se trata de Víctor Manuel Garcés Rojo, quien está jubilado de la Cruz Azul con una pensión de más de un millón de pesos mensuales.

Ahora socios activos de la cooperativa exigen a los jueces sean imparciales e impartan justicia derivado de un juicio donde se exige la destitución de don Billy según el expediente 369/2019-II, además de que se le pide rinda cuentas sobre el manejo financiero de la empresa, entregue la marca del equipo Cruz Azul que al parecer vendió sin consentimiento de una asamblea, desconocer pensiones millonarias como la de Víctor Garcés, y devolver el fondo creado para los demás pensionados y jubilados.

Lo que piden los socios cooperativistas es que nadie esté por encima de la ley, que si es culpable de malversación de fondos sea castigado Guillermo Álvarez de manera justa, además de que dejé la dirección de la empresa de la cual se ha enriquecido junto a su familia desde hace más de 30 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *